Mario - Mi primera experiencia con monociclo

Todo ha Comenzado Hace Mucho Tiempo

Todo se remonta a hace año y algo, año en que un amigo de hace un tiempo se presentó con un monociclo a una quedada, a mí me llamó inmediatamente la atención y quise intentar montar en su monociclo, iluso de mí, me faltaba mucho para moverme si quiera unos metros, tras esa primera experiencia lo tuve claro, quería tener uno y aprender a usarlo, pasó mucho tiempo hasta que pude tener un trabajo que me proporcionase el dinero necesario para hacer la inversión, pero siempre lo tuve en mente, hablé sobre ello a mi familia y me trataron como loco con frases del estilo “cómo vas a hacer eso estas chalao’” “¿pero tú quieres entrar al circo?”; por un tiempo esas cosas consiguieron persuadirme, ¿si mi familia no me apoya? ¿Qué pasará cuando esté en la calle?

Tras un tiempo que se me había olvidado, a raíz de un trabajo quise tener un transporte para moverme a él, por la localización era imposible ir en coche ya que no hay aparcamiento en Malaga y estaba demasiado cerca como para tener que usarlo y no tengo moto que pueda usar, así que pensé en monociclo, pero era demasiado trasto como para llevarlo allí, de esa forma me vino a la mente el comprar el monociclo y sin dudarlo dos veces le pregunté a la única persona que conocía y podía ayudarme, Adam, él se prestó de buena gana y me recomendó un monociclo QU-AX Only-One de 20” para empezar. En cuanto me llegó me sentí como un niño pequeño con un juguete nuevo, lo armé y al día siguiente intenté subirme a él.

¿Cómo aprendí a montar en monociclo?

Me fui a un parque al lado de donde vivo, durante los dos primeros días no pude moverme sin tener una barandilla o una pared de apoyo, al tercer día decidí quedar con Adam e hice grandes progresos, conseguí andar unos cuantos metros de vez en cuando, pero aún no lo controlaba, ni estaba cerca de ello. Seguí practicando en el garaje de mi urbanización durante dos días hasta que, al final del segundo día podía moverme 3 metros antes de caerme al suelo, una vez conseguí hacer de ello algo continuo, di por concluida mi sesión y supe que la barrera que supone el aprendizaje de este deporte se estaba haciendo más pequeña; al día siguiente decidí irme a una barandilla cerca del paseo marítimo de donde vivo, estaba a la altura perfecta y era bastante larga, así que me dije a mi mismo “hoy es el día” estuve un par de horas intentando mantener el equilibrio, y me veía con más soltura pero ¡sorpresa!, no era el día. Volví al mismo lugar al día siguiente y me di cuenta que progresé muchísimo desde ayer, y de repente, algo hizo click y de repente podía mantener el equilibrio durante 10-15 metros hasta que se me cansaban las piernas y perdía el equilibrio.

Aprendiendo Montar Monociclo en Malaga

Tras ello lo decidí iba a ir mañana al trabajo subido en eso, salí antes de tiempo porque sabía que me iba a tener que subir varias veces, y después de caer y subirme unas 25 veces en un trayecto de 1.5 Km a Málaga (en Andalucía) conseguí lo que me propuse. Desde entonces voy siempre al trabajo en monociclo, cada día después de ese empecé a recorrer más distancia sin perder el equilibrio y a cansarme menos mientras pedaleaba, empecé a pasar por encima de alcantarillas, rampas de garaje, pasos de cebra etc. Lo único que me llegó a molestar son los comentarios de los viandantes: tarareando la canción típica de circo, te falta media monociclo, mamá mira una bici de circo, si yo me monto me mato, eso tiene que ser muy difícil; algunos me preguntaban si me he caído alguna vez, y siempre les respondía lo mismo, me he caído mil y una veces antes de poder estar encima de esto, es parte del proceso; sin embargo tras un mes ya casi ni oigo los comentarios, no sé si es porque ya me han visto varias veces, o porque me he acostumbrado a ellos en cualquier caso, es el deporte que más he disfrutado hacer en lo que llevo de mis 24 años de vida.


Puedes ser parte de esto. Si te gustó esta historia contáctanos a través del formulario de contacto y comencemos a andar en monociclo junt@s

Proximas quedadas

¡Puedes contactarnos directamente si quieres aprender a montar en monociclo con nosotr@s! Usa el formulario de contacto.